domingo, 14 de abril de 2013

Sujata y el Buda.

En un ppular cuento tailandes, Sujata, hijo de un adinerado terrateniente, presenta al dios del bo o higuera (ficus religiosa) una ofrenda de arroz enriquecido con leche como muestra de gratitud por haber tenido un hijo.

Sujata ordenó que llevaran mil vacas a un prado de jugosa hierba. con su leche alimentó a otras quinientas con cuya leche alimentó a otra doscientas cincuenta, y así sucesivamente, hasta que tuvo en su poder ocho vacas que daban leche muy nutritiva. La añadió un poco de arroz para hacer una ofrenda al bo y vio una figura bajo el árbol que, según creía, era el dios; pero en realidad era el mismísimo Buda, en el día de su iluminación. Llena de júbilo,  Sujata le presentó su ofrenda,  y aquel maravilloso alimento mantuvo durante 49 días al Buda, el tiempo que tardó en recibir la iluminación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario