miércoles, 20 de febrero de 2013

Alimento y fertilidad.

El sexo y los orígenes de la horticultura.

En la mayoría de las sociedades de Oceanía las relaciones sexuales y domésticas entre los hombres y las mujeres sirven de base de base a numerosos mitos sobre los orígenes del alimento y la horticultura. En un mito que se canda en la ceremonia kava de los tongan (ritual que se celebra en ocasiones importantes y en el transcurso del cual se consume una bebida, kava, de efectos euforizantes) se dice que una anguila copula con Hina, una mujer noble  cuya virginidad protege y venera toda la comunidad. Cuando queda encinta y cuenta a su pueblo lo sucedido, apresan a la anguila, la cortan en trozos y se la comen, respetando únicamente la cabeza, que Hina entierra y de la que brota el primer coco.

Numerosos mitos milanesios explican cómo crecen las plantas del suelo fertilizado por semen o sangre menstrual. En uno de ellos, Soido, héroe cultural de la isla de Kiwai, frente al sur de Papúa, trata de copular con una mujer, pero tiene un pene tan largo que la mata en la tentativa: eyacula y esparce semen por toda la isla. Allí donde cae, crecen las distintas clases de vegetales. Los habitantes de Kiwai también hablan de un hombre que abre un agujero en el suelo y copula con él, dejando embarazado inadvertidamente a un espíritu femenino subterráneo que pare las primeras batatas.
WebRep
Calificación general
Este sitio no tiene calificación
(no hay votos suficientes)

No hay comentarios:

Publicar un comentario