jueves, 17 de noviembre de 2011

Mitos de la creación.

Enki, Marduk y los decretos divinos.

Hay que descubrir la cosmogonía sumeria a partir de diversos mitos sobre los orígenes en los que intervienen varias deidades cuyas actividades no se pueden reconciliar fácilmente y parece reflejar la rivalidad entre los dioses de distintas ciudades de Sumeria. En última instancia, todo procedía del mar primordial, personificado por la diosa Nammu. Ella dio a luz al dios del cielo, An, y a la diosa de la tierra, Ki, de cuya unión nacieron los "grandes dioses" entre los que se contaba Enlil, causa del orden universal y responsable de la vegetación, del ganado, las herramientas agrícolas y las artes de la civilización. El hombre fue creado para servir a los dioses y proporcionarles sustento.

El mismo papel se atribuye a Enki, que habita en Apsu, el agua subterránea. En calidad de dios de la sabiduría, Enki posee los me, concepto fundamental en la religión sumeria. Los me  son decretos divinos preordenados (probablemente tablillas) que determinaba el desarrollo de todas las instituciones religiosas y sociales. Su posesión confería un poder absoluto, y por eso no puede sorprendernos que los dioses quisieran adquirirlos.

Un mito cuenta que la diosa Inanna fue a ver a Enki con tal proposito. El dios la recibió con un gran banquete y bajo la influencia del vino, le dio los me, cuya lista asciende a más de cien. Cuando se marchó Inanna, Enki intentó recuperarlos, pero la diosa rechazó a los emisarios con conjúros mágicos y llegó a su ciudad, Erech. Este mito explica el destacado papel de la ciudad y  de la diosa en Sumeria.

3 comentarios:

  1. Hay que destruir la cosmognía sumeria a partir de diversos mitos sobre los orígenes en los que intervienen varias deidades cuyas actividades no se pueden reconciliar fácilmente y parece reflejar la rivalidad entre los dioses de distintas ciudades de Sumeria.

    En esta frase no acabo de entender muy bien lo que quieres expresar.
    A pesar de eso me parece muy interesante tu entrada, aunque un poco exigua. Siempre me dejas con ganas de más. :) Adelante y sigue, haces una buena labor de síntesis

    ResponderEliminar
  2. Ni destruir, ni descomponer sino todo lo contrario Descubrir.Lo que puede cambiar una sóla palabra.

    Gracias por comentar. (^_^)

    ResponderEliminar
  3. Aunque en apariencia son contradictorias las diferentes corrientes religiosas de fondo no es así ya que como se explicaría similares sucesos en las civilizaciones precolombinas en América?
    La inquietudes del hombre son parecidas y sus conclusiones a un medio mundo de distancia similares

    Antonio Sanchez

    ResponderEliminar