viernes, 18 de noviembre de 2011

El mito babilónico de la creación.

La epopeya babilónica de la creación presenta un conjunto coherente. Centrada en Marduk, reelabora mitos mas antiguos protagonizados en un principio por otras deidades. Su objetivo consistía en justificar la posición de Marduk como deidad principal  y la importancia de su ciudad. El texto es un poema litúrgico de carácter mágico, cuyo recitado constituía parte integrante del festival primaveral de Año Nuevo, principal celebración religiosa de Babilonia destinada a renovar la creación.


Al principio nada existía, sólo Apsu, el océano de agua dulce y Tiamat, el océano de agua salada. De su unión surgió una serie de dioses, que culminó con los grades dioses Anu y Ea, que engendró a Marduk. Pero surgió el conflicto entre los dioses más jóvenes y las deidades primordiales. Ea mató a Apsu y Tiamat decidió vengarse. Reunió una horda de monstruos feroces, como el hombre-escorpión, con su hijo Kingú a la cabeza, a quien envistió con la "Tablilla del Destino", equivalente a los me sumerios.

Varios dioses trataron de someter a Tiamat, pero no lo lograron, y al final el panteón eligió a Marduk como jefe. Éste acepto con la condición de que fuera reconocido como rey de los dioses. Derrotó y mató a Tiamat, dividió su cuerpo en dos y con una mitad formó el cielo y con la otra la tierra. Le arrebató la Tablilla del Destino a Kingú, le mató y creó a la humanidad mezclando la sangre de Kingú con la tierra. Los dioses construyeron un templo en Babilonia para Marduk, con un zigurat.

2 comentarios:

  1. Hola.

    Hace rato quería felicitarte pro el trabajo de mantener u blog sobre un tema tan extenso y apasionante como es la mitología.

    ResponderEliminar