sábado, 29 de diciembre de 2012

Eshu e Ifá.

Según los yorubas, Ifá es un dios que vino a la tierra para contarles a los humanos los secretos de la medicina y la profecía. El siguiente mito muestra cómo trabajan juntos en el mundo Eshu el tramposo e Ifá dios del orden y el control.

Eshu e Ifa viajaban por el mundo. Eshu aseguraba que un día le procuraría la ruina a su compañero, pero Ifá se reía y decía: "Si tu te transformas, yo haré lo mismo, y si tu te mueres, yo moriré, pues así ha sido ordenado en el cielo."

Una noche, Eshu desapareció. Robó un gallo en una casa cercana y le cortó la cabeza; después escondió los trozos del ave entre sus ropas, volvió donde Ifa y gritó: "¡Despierta! ¡Viene la muerte!" A lo lejos se oía a los aldeanos, que se aproximaban enfurecidos por el robo del gallo. Ifá y Eshu escaparon, y el embustero fue dejando caer gotas de sangre del animal por el camino para dejar rastro. Ifá miró hacia atrás y vio a los aldeanos armados con palos y hachas. Eshu trepó a un alto algodonero; Ifá se transformó en ave y se posó junto al embustero, que le dijo: "¡No te había dicho que yo te traería la muerte!" Ifa replicó: "Lo que a mi me pase, te pasará también a ti." Los aldeanos derribaron el árbol y corrieron a donde creían que habían caído los cuerpos, pero en lugar de a Eshu e Ifá encontraron una gran piedra y un charco de agua limpia y fresca. Al mirar la piedra, sus cabezas se llenaron de calor y dolor, y al volverse hacia el agua desapareció el terrible calor. El jefe de la aldea comprendió que se había obrado un milagro; se postró y dijo: "¡Nosotros los habitantes del mundo os adoramos!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario